Comunidades Energéticas: Poder ciudadano para iluminar un futuro sin pobreza energética

riccardo-annandale-7e2pe9wjL9M-unsplash

La pobreza energética es un problema creciente en todo el mundo, especialmente en países desarrollados, donde el coste de la vida aumenta de manera constante. En el año 2024, se calcula que la pobreza energética afecta aproximadamente al 19% de los hogares en Cataluña.

Esto significa que casi una de cada cinco hogares catalanes se encuentran en una situación donde no pueden permitirse mantener una temperatura adecuada a su hogar o tienen dificultades para pagar las facturas de suministros energéticos. Este incremento es notable, puesto que representa una duplicación respecto a los últimos dos años​. Fuente: (Ivàlua y el Periódico)

¿Qué es la pobreza energética?

La pobreza energética se define como la situación en que un hogar no puede acceder a servicios energéticos esenciales, como por ejemplo calefacción, refrigeración, iluminación y otros servicios domésticos, a un coste asequible. Esto puede derivar en condiciones de vida inadecuadas, con temperaturas extremas que pueden afectar la salud física y mental de los ocupantes de la vivienda. La pobreza energética es un indicador clave de la desigualdad social y económica dentro de nuestra sociedad.

¿Por qué aparece la pobreza energética?

La pobreza energética puede surgir por varias razones:

  1. Ingresos bajos: Los hogares con bajos ingresos tienen dificultades para afrontar las facturas energéticas elevadas. Estos ingresos insuficientes a menudo se destinan a necesidades básicas, dejando poco margen para los gastos energéticos.
  2. Eficiencia energética deficiente: Muchas viviendas, especialmente las más antiguas, no están muy aisladas o equipadas con sistemas energéticamente eficientes. Esto significa que se necesita más energía para mantener una temperatura confortable.
  3. Precios elevados de la energía: Los aumentos en los precios de la energía pueden impactar de manera desproporcionada los hogares con ingresos bajos, haciendo que sea todavía más difícil mantener los servicios energéticos necesarios.
  4. Factores estructurales: Algunas áreas geográficas pueden tener mayores costes energéticos o menos acceso a tecnologías eficientes y renovables, exacerbando la situación de pobreza energética.

Todas estas casuísticas individuales son solo el reflejo de una problemática estructural creada por el sistema capitalista en el cual vivimos, donde se fomenta la mercantilización de bienes esenciales en la vida de las personas como lo son el acceso a la energía y la vivienda. Además, hay que remarcar que existe una feminización de esta pobreza, puesto que el perfil de género con mayor vulnerabilidad suelen ser familias monoparentales inmigrantes donde la figura de responsabilidad familiar son mujeres.

Las Comunidades Energéticas como herramienta para combatir la pobreza energética

La pobreza energética es un problema complejo con causas múltiples, pero las comunidades energéticas ofrecen una vía innovadora y efectiva para abordarlo. A través de la producción y gestión colaborativa de la energía, estas comunidades no solo pueden reducir los costes y mejorar la eficiencia energética, sino también fomentar un modelo más sostenible y justo para todas. Estas comunidades son colectivos de ciudadanos y ciudadanas que se movilizan para producir, consumir y gestionar su propia energía renovable y de proximidad de manera colaborativa y sostenible.

Beneficios de las comunidades energéticas:

  1. Reducción de costes y estabilidad del precio de la energía:Las comunidades energéticas pueden reducir los costes energéticos para sus miembros a través de la producción de energía renovable local y el autoconsumo. Esto puede significar facturas energéticas más bajas y establos, a causa de las cuotas fijas que las CE ofrecen a sus miembros.
  2. Autonomía energética y democratización:Al producir su propia energía, las comunidades pueden ser menos dependientes de las grandes compañías energéticas y de los precios volátiles del mercado. El empeoramiento de esta situación de emergencia social y la escasez de las ayudas que reciben las personas afectadas contrastan con el aumento de los beneficios obtenidos por entidades financieras y empresas de suministros energéticos.
  3. Eficiencia energética: Las comunidades energéticas a menudo incluyen proyectos para mejorar la eficiencia energética de las viviendas, como por ejemplo el aislamiento térmico, la instalación de paneles solares y el uso de sistemas de calefacción más eficientes.
  4. Impacto ambiental positivo: La producción de energía renovable local ayuda a reducir las emisiones de carbono y a promover una transición hacia una energía más limpia y sostenible.
  5. Fortalecimiento de la comunidad: Estas iniciativas fomentan la colaboración y la solidaridad entre los miembros de la comunidad, creando un sentido de pertenencia y apoyo mutuo.
  6. Educación energética: las comunidades energéticas ofrecen una dimensión pedagógica a través de lecturas colectivas de facturas de la energía, donde sus miembros aprenden sobre conceptos clave como los potenciales, así como a optimizar y mejorar el consumo energético.

Otras oportunidades contra la vulnerabilidad energética

Más allá del servicio que ofrecemos como Cívic Energy para acompañaros en el proceso de creación de comunidades energéticas, os queremos hablar de otras iniciativas disponibles y accesibles para la ciudadanía en situación de vulnerabilidad, a través de las cuales poder hacer frente a la pobreza energética.

  • Aliança contra la Pobresa Energètica (APE),es un movimento social nacido en 2014 que lucha por el derecho universal y el acceso a la enegia y el agua, y ofrece un acompañamiento en la búsqueda de ayudas a famílias en situación de vulnerabilidad. https://pobresaenergetica.es/es/
alexander-dummer-UH-xs-FizTk-unsplash
  • Ley 24/2015, del 29 de julio, de medidas urgentes para afrontar la emergencia en el ámbito de la vivienda y la pobreza energética, especialmente definida en el artículo 6, la obligación de las administraciones públicas de garantizar el derecho de acceso a los suministros básicos de agua potable, de gas y de electricidad a las personas y unidades familiares en situación de riesgo de exclusión residencial, a través de ayudas o descuentos.https://portaljuridic.gencat.cat/ca/document-del-pjur/?documentId=700006)

La lucha contra la pobreza energética se convierte en una oportunidad para construir un futuro más resiliente y equitativo, pero esta no solo tiene que abordarse desde una vertiente social a través de iniciativas de empoderamiento de la ciudadanía como las comunidades energéticas, sino que la eliminación de estas desigualdades tiene que residir en la obligación y responsabilidad por parte de la administración pública y el Estado para garantizar las necesidades básicas de toda la población.

Obrir chat
Hola 👋
En què podem ajudar-te?