¿Qué es el Autoconsumo Compartido?

Compartimos la energía, pero ¿cómo?

Las bases del autoconsumo compartido

En los últimos años, el autoconsumo de energía se ha consolidado como una de las vías más prometedoras hacia la sostenibilidad y el empoderamiento energético de las comunidades. En este escenario, el autoconsumo compartido emerge como una solución innovadora que permite a varios usuarios/as o unidades consumir energía generada de forma local, potenciando así la eficiencia y la accesibilidad a fuentes renovables.

Pero ¿cómo podemos compartir la producción de una instalación solar?

Uno de los elementos clave en este ecosistema es el contador de energía limpia, una herramienta que habilita la gestión inteligente y justa de la energía producida y consumida. A continuación, desgranamos estos conceptos y su relevancia en el actual contexto energético.

 

¿Qué es el Autoconsumo Compartido?

El autoconsumo compartido es un modelo energético basado en la energía solar fotovoltaica que permite a varios consumidores, ya sean viviendas, empresas o instituciones, compartir la misma instalación de producción de energía renovable. Este modelo no sólo optimiza los recursos y reduce los costes, sino que también fomenta la cooperación y la corresponsabilidad en la producción y consumo de energía sostenible. De esta manera las comunidades pueden aportar su grano de arena a la transición energética.

A diferencia del autoconsumo individual, donde cada usuario dispone de su propia instalación, el autoconsumo compartido se basa en la colectividad. Esto implica que un grupo de consumidores se une para aprovechar una única infraestructura que genera energía para todos los miembros. Esta aproximación no solo hace viables proyectos en zonas donde el autoconsumo individual no sería posible por razones técnicas o económicas, sino que también amplifica el impacto positivo en la reducción de la huella de carbono.

Un buen ejemplo, sería una comunidad de viviendas. Seguramente en un edificio no tenemos lugar para poner una instalación para cada vivienda pero no por ello debemos dejar de utilizar este espacio para producir energía. La solución pasa por instalar un sistema de generación solar y repartir la energía entre las viviendas que quieran participar.

La Importancia del Contador de Energía Limpia

En el contexto del autoconsumo compartido, el contador de energía limpia es una pieza fundamental. Este dispositivo mide la diferencia entre la energía producida y la energía consumida por la instalación. Cuando la producción supera el consumo, la energía excedente puede ser inyectada en la red, generando un crédito energético; cuando sucede lo contrario, se puede consumir energía de la red, compensando estos créditos.

El contador de energía limpia permite, por tanto, una gestión equitativa y eficaz de los recursos energéticos dentro de un esquema de autoconsumo compartido. Esto no solo incentiva el uso de la energía renovable, sino que también proporciona transparencia y fiabilidad en el cálculo de la energía efectivamente consumida y producida por cada usuario.

Si quieres saber cómo funcionan los coeficientes de reparto puedes leer el siguiente artículo:

¿Qué es un coeficiente de reparto y por qué son importantes?

 

 

Impacto económico

Desde el punto de vista económico, los usuarios se benefician de una reducción en su factura eléctrica gracias a la optimización de la producción y los costes compartidos en la instalación y mantenimiento del equipamiento. Además, este sistema puede incentivar la adopción de tecnologías más eficientes y la creación de comunidades energéticas que promueven la autonomía y la resiliencia local. Además, al compartir la instalación, la inversión inicial de cada persona usuaria será inferior y los costes de mantenimiento también se colectivizarán de manera que recuperar la inversión será relativamente rapido.

 

Obrir chat
Hola 👋
En què podem ajudar-te?